Presentación

NO-Neurofisiologia

Presentación

La neurofisiología clínica (NFC) comprende el estudio, valoración y modificación funcional del sistema nervioso central (encéfalo y medula espinal), periférico (nervios, músculos y órganos de los sentidos), tanto en condiciones normales como en patológicas.

El progresivo envejecimiento de la población conlleva un aumento de patologías del sistema nervioso, como pueden ser las relacionadas con factores de riesgo vascular, las demencias, las polineuropatías en relación a procesos debilitantes, etc.. Dichas patologías afectan, además, a la mayoría de las especialidades médicas o quirúrgicas (neurología, pediatría, neurocirugía, traumatología, otorrinolaringología, oftalmología, entre otras), por lo que el estudio neurofisiológico resulta esencial para todas ellas.  Esto confiere a la NFC carácter de Servicio Central.

Las técnicas más utilizadas en el área de la NFC son la Electroencefalografía (EEG), Electroneurografía (ENG) y Electromiografía (EMG), los Potenciales Evocados (PE), los estudios de sueño y las técnicas de Monitorización intraoperatoria (MIO). A continuación se detalla brevemente en qué consiste cada una de ellas.

  • Técnicas de  EEG: EEG y EEG con privación de sueño analiza la actividad bioeléctrica cerebral. Para ello se coloca y se ajusta un gorro que lleva incorporados electrodos de registro. El paciente tiene que permanecer quieto, cómodo y con los ojos cerrados. Se registra la actividad en reposo y tras activación (hiperventilación, apertura y cierre ocular y estimulación lumínica intermitente).
  • Técnicas de ENG/EMG: el ENG mide la velocidad de conducción de los nervios y otros parámetros tras estimular, mediante corriente eléctrica de muy baja intensidad, que se aplica sobre la piel. El EMG consiste en introducir una aguja en un músculo y ver su actividad en reposo y tras su contracción. Ambas técnicas sirven para ver patología a nivel del músculo, de la unión neuromuscular, del nervio, plexo nervioso y raíz y sirven también para analizar la neurona motora situada en la médula espinal. La estimulación magnética transcraneal es un estudio similar al ENG en el que se comprueba la integridad de la vía corticoespinal que va del cerebro a la médula espinal tras aplicar un estímulo magnético.
  • Técnicas de PE: mediante los potenciales evocados estudiamos vías nerviosas que se generan tras presentar un estímulo apropiado al paciente. De esta forma y mediante un estímulo auditivo que se aplica con auriculares se explora la vía auditiva, con un estímulo aplicado sobre una pantalla la vía visual y con estímulo eléctrico aplicado en ambas manos y pies la vía de la sensibilidad profunda que asciende por la medula espinal. La Electroretinografía es una técnica de esta familia, y que, mediante la colocación de una lentilla, y con estímulos luminosos, permite valorar células de la retina.
  • Estudios del sueño: Polisomnografia, Vídeo EEG, Titulación de CPAP, etc. Se realizan de forma conjunta con el servicio de Neumología en la Unidad Multidisciplinar de trastornos del Sueño (UMS).  Los pacientes con trastornos de sueño acuden a esta unidad durante la noche y se monitoriza, mediante electrodos y sensores que se adhieren sobre el cuerpo, la actividad EEG, la cardíaca ECG, la muscular EMG, los movimientos oculares, la función respiratoria, el ronquido, los movimientos de las piernas, u otros parámetros de interés. Algunas pruebas como la Poligrafía respiratoria domiciliaria, se realizan en el domicilio del paciente y posteriormente son valoradas por miembros de la unidad de sueño. El Test de Latencias Múltiples de sueño es una prueba muy específica que se realiza de día en el propio servicio de Neurofisiología después de un estudio nocturno  de polisomnografía, y valora el grado de somnolencia.
  • La Unidad de Monitorización Intraoperatoria (MIO): utilizan las distintas técnicas neurofisiológicas para identificar lesiones nerviosas que pueden suceder durante una intervención quirúrgica. Su pronta identificación permite evitar secuelas neurológicas permanentes.

Con carácter general, todas las pruebas anteriores son inocuas. La práctica totalidad de pruebas (salvo el EMG, que se realiza pinchando con una aguja fina) consisten en registrar diferentes variables biológicas, con adhesivos, electrodos de superficie y sensores sobre el cuerpo que no producen daño ni molestias. El único requisito durante TODAS las pruebas es estar relajado y lo más quieto que se pueda por lo que se recomienda que los niños pequeños vengan con sueño para realizarles la prueba mientras duermen.